Preparamos la Navidad en la medida en que preparamos nuestros corazones para que se inunden de paz.

El adviento, como preparación para la celebración de la navidad, nos da ayuda sobre las areas que siempre debemos trabajar en nuestras vidas:

Si tenés tristeza, debes pedir alivio y consuelo al Señor!
Porque la Navidad  es Gozo.

Si tenés enemigos, procurá la reconciliación!
Porque la Navidad  es Paz.

Si tenés amigos! No los descuides!
Porque la Navidad es Encuentro.

A los pobres que están a tu lado! Ayudalos!
Porque la Navidad es el regalo gratuito de Dios.

Si tenés soberbia! Sepultala!
Porque la Navidad  es  ejemplo de Humildad.

Si tenés deudas ! Materiales, morales o espirituales ¡saldalas!
Porque la Navidad nos trae Justicia.

Si tenés pecados! Convertite!
Porque la Navidad es presencia de Dios que te espera con los brazos abiertos

Si tenés tinieblas! Pedí sabiduría para poder ver!
Porque  la Navidad irradia luz!

Si tenés errores! Reflexiona!
Porque la Navidad atempera el miedo a la verdad.

Si tenés odio! Serenate!
La porque la Navidad es Amor.

Si procuramos hacernos merecedores de estas gracias,
cuando adoremos a Cristo en el Pesebre, el día de Navidad,
podremos sentir que lo que dijeron los ángeles se ha cumplido en nosotros:
“Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor”

 





Leave a Reply.